Xabier Gutierrez Cocinero
Inicio > Renueva tus recetas de siempre > Mi cocina ¿Románica?. paginas 68, 69

Mi cocina ¿Románica?. paginas 68, 69

del libro RENUEVA TUS RECETAS DE SIEMPRE Ed Everest y los fotones del Equipo de José Lopez (todo un libro en 4D). Aunque esta vez ocupan bastante más que dos páginas,..pero es la magia de Internet. Un ensayo loco, pero que nadie se asuste.

                                                Mi cocina románica

Capiteles de patata

Dos son los lugares habituales para exhibir el pantocrátor en las iglesias: al exterior, en los tímpanos de las portadas, esculpido en piedra; o, en el interior, pintado en las bóvedas de horno de los ábsides. En todo caso, se suele enmarcar en un cerco oval conocido como mandorla (del italiano mandorla = almendra) y ocupan el espacio adyacente las cuatro figuras del tetramorfos, es decir, alegorías de los cuatro evangelistas.

Artesonados de aceituna

La arquitectura fue la expresión artística más típica del románico, es el arte por excelencia, a la que se subordinan todas las demás.¿Conocemos algun cocinero del romanico?. Todos eran anonimos,

Arquitectos anónimos del románico

BUSCHETO

DEUSTESALVET         DEUSTESALVET MAGISTER HUIUS OPERIS

Lanfranco  ,…en su lapida, celebre por su ingenio, sabiduría y ciencia

Maginardo Aretino

Billigelmo de Modena

 El anonimato es importante. Es no poner nombre a las obras de arte. No queremos que se recuerde al artista porque simplemente no existió.

 Pero nos contradecimos por que sí existió. El arte SI tiene nombre y apellidos, si no existiese el hombre, con nombre, a la piedra le costaría expresarse de inmutable permanecer, la madera se volvería muda, henchida de humedad, el barro se disolvería entre oquedades, el cobre y el estaño permanecerían inalterables sin juntarse y harían de su divorcio un camino sin retorno, el bronce huérfano de origen se perdería en el anonimato, el hierro esperaría callado y frío el momento de verse liquido y rodar rellenando moldes que no existen, la arcilla amasaría aire esperando verse en un torno, acariciada por manos expertas. El moderno hormigón seria un nonato y todos lloraríamos su ausencia convertida en arena y grava. El cristal esperaría pacientemente trasparentando miradas opacas convertidas en tormentas desiertas, en dunas inmóviles, en yermos estériles, en paramos callados de silencio.

La plata esperaría a los orfebres que nunca llegarían dejando nuestros brazos desnudos de brazaletes, anillos de compromiso con la nada, collares de cuellos perdidos, muñecas llorosas de pulseras, gargantillas sin garganta que sujetar, pendientes oscilantes de ser, de esperar.

Los cantos rodados se engancharían a las piedras y a los diamantes y rodarían montaña abajo sin más interés que su propio movimiento.

Y los cuerpos andarían desnudos de linos, de sedas, de tafetanes, de hilos, de fieltros, satenes, gasas, lanas, cachemiras, de chinchillas, de franelas, organdíes, rasos, terciopelos, chalís. Dejarían nuestra piel libre de cinturones, de cadenas.

 La pintura románica mantiene la ausencia de la perspectiva

El fondo es liso, por lo que la figura centra toda la atención del artista. El dibujo y los colores planos se yuxtaponen para crear intensos contrastes cromáticos.
Para delinear el contorno de la figura utilizan líneas gruesas de color negro o rojo, mientras que la forma de los rostros se consigue mediante manchas rojas redondeadas en mejillas, barba y frente.
El espacio se crea por la distribución de las figuras en el espacio. La técnica más utilizada fue la del fresco, lo que requería una cierta preparación del muro: estucado. También se pintó sobre tabla, para poner en los altares. La composición seguía las convenciones del relieve.
Al igual que la escultura, su ubicación en el templo también está esquematizada.

En la pintura románica destaca la miniatura, que está realizada por gente letrada. Su objetivo era el de decorar libros para la gente que sabía leer, por lo que no tiene la intención didáctica de las demás obras.

Entre los temas más representados en la pintura románica destacamos los que salen del último libro de la Biblia: el Apocalipsis

Esto se debe a la mentalidad de la época, muy influenciada por el fin del primer milenio, con el que asociaba el fin del mundo y el Juicio Final.

Y si nos juntamos para hablar de románico y cocina, podemos jugar a que sus formas nos sugieren platos o esencias,… a que la piedra juegue con nosotros a que sus texturas nos invadan.

El románico es de color gris, es piedra, es base, es solera,…quizá sabores clásicos. Pero esto es subjetivo de lo que te dice en cada momento,..puede tener color de piedra puede haber policromos

Tetramorfos de cacao

Se trata en general de imágenes hieráticas, sin movimiento y bastantes antinaturalistas. La anatomía está bastante desproporcionada, y no existe la perspectiva

Los colores del marisco

La pintura mural románica es una pintura bidimensional, sometida a un soporte que viene determinado por la arquitectura. Este arte se apartará de la imitación de la realidad para dar una imagen interpretativa, un símbolo, en el que se busca la esencia de lo que representa.
Las figuras se dibujaban según ejes verticales y horizontales de simetría. La línea es el elemento predominante, dibujando las figuras y definiendo las zonas donde se aplicarán los colores. Entre los colores utilizados por el pintor románico destacamos el color blanco de la cal, el negro del hollín, pigmentos como el ocre amarillo, verde, azul…

Éstos serán tratados como tonos fuertes, ya que las pinturas se verán con poca luz

Las figuras en el románico tienen una tremenda espiritualidad y la anatomía queda relegada a un segundo plano ya que los ropajes dominan al cuerpo

Los ropajes de una patata

Las esculturas de arte románico se concentran principalmente en capiteles y fachadas. Como todas las figuras representadas tienen que adaptarse al espacio que tienen que ocupar, se observan figuras plegadas, que se tuercen, se estiran o se reducen en función del espacio.

En cuanto a los materiales, suelen estar realizadas en piedra caliza, granito o mármol, pero también en madera o marfil.

El relieve es la frontera que nos separa la escultura de la pintura. En la cocina es igual. El volumen nos da la tercera dimensión y al ser degustado el plato nos da la cuarta dimensión, la interior, la única inherente a la cocina. 

En la pintura, la escultura o la arquitectura podemos decir en sentido metafórico que nos ha calado hondo. Pero no tan hondo como lo puede hacer la cocina.

Pero claro un concepto de arte como necesario no es posible obviarlo.

¿Podemos imaginarnos un arte que sea necesario para la supervivencia?¿Dejaría de serlo?¿ No es acaso arte algo que nos provoca placer en términos generales?

¿Como podría el arte románico ser necesario?

Muy sencillo, en la medida que lo necesitemos para vivir.

“El románico habla al corazón del hombre y a su inteligencia más profunda”   

 Jaime Cobreros

Cuando se estudia el románico frecuentemente se admiran los aspectos estéticos que indudablemente tiene. Un autor francés dijo de este arte algo parecido a que el románico nos deslumbra por la armonía de sus volúmenes y la fantástica imaginación de su escultura.

Un acercamiento que parece opuesto es el de aquellos estudiosos que analizan el románico y el arte medieval en general desde el punto de vista fundamentalmente simbólico. Es decir, ven en él el esfuerzo por crear verdaderos espacios sagrados donde revelar al alma humana lo transcendental, lo no manifiesto, mediante el símbolo.

Ambas perspectivas, en realidad, coinciden. De hecho la admiración y hechizo que este arte causa en el hombre moderno, por encima de cualquier otro estilo artístico, se debe a que el románico es un arte unitario. Empleando unas formas artísticas sencillas logra transmitir un mensaje de armonía intelectual en quien lo percibe

el error consiste en buscar claves interpretativas a los símbolos que desde portadas, capiteles y canecillos ofrece gratuitamente el románico. Esto sería puro reduccionismo por intentar hacer pasar por un esquema preconcebido la totalidad del significado simbólico

En cocina pasa lo mismo. Acaso crees que todo los platos tienen su simbolismo a priori?,…pues unas veces si y otras no. En un caso el porqué lo pone el escultor y en otro lo pone el espectador o el comensal y pueden tener la misma razón, ojo. Una cosa es indudable, el arte no pertenece solo al artista y las interpretaciones pueden ser variadas y tener una profundidad de la que el autor ni siquiera es consciente.

Cuando tu creas algo muchas veces te dejas llevar por tu imaginación, dejas que tu cabeza vuele y creas algo, lo que tu inconsciente a querido, pero sin haberlo programado.

Deja tu mente en blanco y crea algo.

En el románico el significado simbólico de muchas de sus formas es más llano del que se había pensado. Puede ser así o no. El carácter anónimo de las obras no nos deja lugar a más conjeturas. El paréntesis a las especulaciones está abierto.

Más bien lo que debemos hacer es insinuar posibles interpretaciones sin darles categoría de incuestionables, para orientar al observador hacia el símbolo e invitarle a desentrañar su mensaje, sacando sus propias conclusiones. De una manera coloquial podemos decir que el símbolo nunca “significa”, sino más bien “sugiere” o “induce” un conocimiento “subyacente” a la realidad visible.

“Las formas y figuraciones que muestra el románico ni son caprichosas ni gratuitas…. El arte sagrado no puede permitir a sus constructores frivolidades de tipo profano ya que desvirtuarían totalmente aquél. Todo lo que construye o talla la civilización románica tiene una función transcendentalizadora”

 “Se insiste mucho por una parte de los especialistas en el mensaje puntual de todos estos temas secundarios (vegetales y animales)… Aunque en un momento determinado alguna mente culta de la época pudiera dar una interpretación puntual a estos temas, lo normal es que no haya en el deseo de los que han dispuesto su representación más que la simple intención de la decoración.

En todo el mundo se preparaba comida. Ha sido asi desde el comienzo de los tiempos. Y cosas parecidas, increiblemente parecidas. Y se esculpia de manera muy similar. ¿Y los moais de la isla de Pascua no son esculturas prerrománicas?. De trazos simplistas, hieráticas, sin movimiento, anatomía desproporcionada, sin apenas descripción del cuerpo, piedra destinada a perdurar en el tiempo, puro arte prerrománico en pleno Oceano Pacifico.

¿No es acaso románica la fachada de Oteiza y su tropel de apóstoles de la basílica de Aranzazu en Oñate?

.Sin embargo, hasta estas manifestaciones de ingenuidad y desconocimiento del románico rural nos siguen generando, a los amantes de este arte, una atractivo que ningún otro estilo tiene.

Y seguiremos admirando arte románico

Y seguiremos haciendo artesanía culinaria

Vamos a sumergirnos en la simbología de las dos actividades a nivel plástico, a nivel estético, a nivel ornamental,…

Pero vamos a decidir si Fromista es algo más que arte, si Eunate o San juan de Ortega nos dejan acercarnos a ellos e invitarles a comer arte,…

Tímpano: espacio sonoro entre el dintel y las arquivoltas, ideal para dejarse oir

 Nunca me hubiera imaginado el componente gastronómico tan acentuado de la pintura al temple.

Pintura al temple

La pintura al temple tiene como aglutinante una emulsión de agua, clara y yema de huevo y aceite. Conviene primero hacer la mezcla del huevo con el aceite hasta lograr una mezcla homogénea, después gradualmente agregar el agua hasta crear la emulsión o médium de la técnica al temple. La proporción es de un huevo entero, más una parte igual de aceite, más una, dos o tres partes de agua, dependiendo de la fluidez que se quiera alcanzar. También se puede agregar un poco de barniz «dammar» que reemplaza la parte de aceite de linaza, con este procedimiento se logra mayor firmeza o agarre y un secado más rápido, sin embargo el acabado es más impermeable a las nuevas veladuras. En lugar del agua se puede emplear leche desnatada, látex de higuera o cera siempre con agua. Vasari también empleó en su descripción la palabra temple para la composición de aceite con barniz. Grandes obras maestras como por ejemplo El nacimiento de Venus de Sandro Botticelli están realizadas con esta técnica

Nunca hubiera podido imaginar el componente gastronómico tan acentuado de la pintura al temple. Receta de Merluza al temple, pagina 90 del libro RENUEVA TUS RECETAS DE SIEMPRE.

Lee lo anterior, lee.

Textos: Xabier Gutierrez, Arteguias.com,  Wikipedia.com, historiayarte.net.

 

Artículos relacionados
Paginas 10 y 11 del libro RENUEVA TUS RECETAS DE SIEMPRE. BIENVENIDOS.
INTERPRETANDO A LOS CLASICOS. Páginas 16, 17,
AMASANDO PAN DE MAGIA. Paginas 20, 21, del libro
DUDAR. Páginas 30, 31 del libro

Deja un comentario